Amo lo que hago… hago lo que amo

Hoy conecto con este espacio maravilloso en el que consigo encontrar mi paz, mi calma, mi sosiego…  y al conectar multitud de sonrisas llegan a mi como una lluvia mágica que me llena de plenitud y me ayuda a sentir que estoy haciendo lo que he venido a hacer a este mundo, a veces tan loco…

Amo Registros Akáshicos y todo lo que han supuesto en mi vida y en la vida de tantas personas con las que compartimos esta desconcertante aventura… Y ese profundo amor que siento por lo que hago y por lo que supone cada día en mi, me lleva a querer compartir algunas de las cosas que me llenan de felicidad en este “trabajo” que no considero un trabajo sino más bien una filosofía de VIDA, un viaje divertido en el que no faltan las sorpresas ni la magia…

En este viaje me invitan muchas veces a sentarme y sentir, y es en ese espacio donde no dejo de aprender, de observar desde dentro, de comprender desde un sentimiento muy profundo de conexión, donde todas las piezas tienen sentido, un sentido que desde la mente cuesta encontrar porque la mente se aferra a lo conocido y es ahí donde desaparece la magia, cuando nos encasillamos en lo que “tiene que ser”…

En este trayecto del camino quería contaros algo que sigue haciendo brillar mis ojos en cada taller que impartimos de Registros Akáshicos… algo que no puedo explicar desde la parte lógica, solo puedo sentir, desde una profundidad que no encuentra palabras para expresar todo lo que quisiera expresar…  No es solo lo sorprendente de los cambios sino el inmenso amor y cariño que sentimos en cada compartir… donde no hay espacio ni tiempo, y volvemos al lugar de origen en el que es todo muy fácil y sencillo, porque conectamos con lo que realmente somos…

Es increíble cómo se dan los cambios desde el primer nivel hasta el último… vemos personas que llegan a los cursos desorientadas, buscando respuestas, cansadas, sin ganas, sin ilusiones, sin motivación, que llegan como si el gris se hubiese instaurado en sus vidas… Y a veces ni siquiera saben que les ha traído al curso… y después de unas horas de taller sus rostros empiezan a cambiar, su postura corporal, su estar… es como si alguien con una varita mágica hubiese hecho algo en ellos… Y al principio no son conscientes de que la magia la hacen ellos mismos solo conectando con su corazón y desde ahí con sus Registros Akáshicos… y desde ese conectar sucede la magia, porque el personaje queda a un lado, y empiezan a recordar quienes son realmente… y al terminar cada taller las sonrisas en cada rostro son el mejor de los regalos y es en esos momentos donde de una forma absolutamente devastadora siento la belleza oculta de la VIDA… mi piel se eriza, mis ojos se llenan de agua, y desaparecen las palabras para explicar lo que sucede, pero es tan mágico sentir como van transformándose desde esa conexión y como todo se vuelve fácil y sencillo, es como si de pronto quedase al descubierto su verdadera esencia con todas sus vulnerabilidades y sus fortalezas… AMOR es lo que siento expresándose en VIDA a través de la material y recorriendo cada corazón unido a un TODO.

Hace mucho tiempo alguien me dijo que lo que me faltaba era ambición… nunca olvidaré esa conversación… nuestros caminos se separaron… era evidente que no había mucho en común… Con el paso de los años mis sueños se han ido cumpliendo, pequeños pasos llenos de ilusión hacia lo que tanto amo han desembocado en algo más hermoso de lo que jamás imaginé, porque cada paso lo di desde un profundo sentimiento de conexión con TODO, desde una UNIDAD pocas veces comprendida desde fuera, desde algo que no tiene palabras para definirse… o quizá si… AMOR.

En los meses que dura una formación de lector de Registros Akáshicos tanto Itzi como yo nos convertimos en acompañantes (facilitadoras) de un proceso mágico de “transformación”, un viaje de recuentro con su corazón, y es para nosotras un lujo, un privilegio por el cual nos sentimos profundamente agradecidas… Durante el camino nuestros Registros Akáshicos nos van orientando para preparar ejercicios y sorpresas para compartir con los compañeros, sorpresas que preparamos con sumo mimo y cuidado, confiando en lo que vamos sintiendo, sin saber que pasará después… y después ocurre siempre la magia…

Os dejo en este espacio el último de los mensajes recibido de una de las sorpresas preparadas, son estos momentos que te acarician el alma y te llenan de una plenitud difícil de expresar:

“Comparto mi experiencia con el regalo de fin de curso. Me reservo el contenido por si algún compañero no ha tenido tiempo de experimentar el maravilloso momento de abrirlo. 

Me habéis regalado a mí mismo, extraordinario, increíble, no me lo podía creer, he sentido que me brotaban palabras, frases, imágenes….. desde mi interior, como algo mágico. Todo tenía su razón de ser. Es el lugar donde debo acudir para encontrarme conmigo y con mi silencio, en paz. Es el lugar donde radica toda la sabiduría y la respuesta a todas mis inquietudes y dudas. Un lugar donde siempre me voy a encontrar conmigo mismo y en donde sabré ir por el camino hacia la vida en plenitud. ¡Gracias desde el amor verdadero, la luz y la verdad! Cómo un regalo que se encuentra en una bolsita pequeña puede albergar *el todo*??? Así son los regalos desde: *TU TROCITO DE CIELO*”

Y todo se resume en GRACIAS… el sentimiento de gratitud lo envuelve todo y desaparecen las palabras por que no las hay para describir algo tan grande.

Un abrazo muy fuerte, desde mi trozo de cielo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s